MISIÓN-VISIÓN

MISIÓN

Evangelizar al estilo de Jesús Buen Pastor promoviendo comunidades fraternas, solidarias y misioneras con la opción preferencial por los jóvenes y los pobres en ambientes populares.

VISIÓN

Al 2015 ser una comunidad de comunidades fortalecida en la comunión (pequeñas comunidades cristianas), en la misión (abiertos a la formación para el servicio) y con vocación (con opciones de vida asumidas) que participan con sencillez y humildad en la construcción del Reino de Dios.

OBJETIVO GENERAL

Emprender el caminar de la Gran Misión con los grupos y movimientos de la Parroquia despertando el dinamismo de la fe en las comunidades, acercándonos a su realidad y proponiendo caminos conjuntos de promoción humana y evangelización con el carisma de Don Bosco.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  1. Fortalecer la conciencia de la formación para la misión (somos enviados)
  2. Cuidar la comunión que anima en la vocación y en l trabajo en equipo.
  3. Animar en el ser misioner@s desde el carisma y enviados al servicio de las comunidades.
  4. Proponer proyectos de promoción humana y evangelización especialmente a los jóvenes en los ambientes populares que están en alto riesgo.
  5. Motivar para asumir opciones de vida en la libertad, con responsabilidad y alegría, haciendo explícita la propuesta vocacional.
  6. Permanecer en “estado de Misión” que anime y revitalice constantemente el don de la fe presente en las comunidades, barrios y sectores de la Parroquia.
  7. Animar en la cultura vocacional preferencialmente a los niñ@s y jóvenes haciendo explícita la propuesta vocacional de seguir a Cristo con una mayor radicalidad.
  8. Cuidar y velar para que la Eucaristía y la Reconciliación sean cada vez más significativas en la vida y misión de nuestra Comunidad Parroquial.
  9. Hacer la opción decidida por la formación de los agentes de pastoral como clave de calidad y renovación de los procesos y proyectos de nuestras pastorales.
  10. No descuidar  valores como la sencillez, la humildad, la gratitud, la acogida y solidaridad.

QUE PERSONA QUEREMOS FORMAR EN NUESTRA PARROQUIA

  • Una persona que da testimonio de auténticos valores Humanos y Cristianos, capaz de contagiar y generar esperanza.
  • Una persona que se valora y se acepta así mismo.
  • Una persona que se esfuerza por su auto formación para que realice sus tareas confiadas
  • Queremos personas que impulsen a las comunidades y grupos organizados.
  • Una persona consciente de sus derechos, pero también de sus deberes que se manifieste responsable y comprometida en su misión específica.
  • Una persona solidaria con los pobres y excluidos de nuestra sociedad.
  • Una persona que actúe con conciencia capaz de anunciar y denunciar todas las acciones contrarias al plan de Dios.
  • Una persona que vive fielmente su opción de vida.
  • Una persona realista que busca transformar el medio en que vive.
  • Una persona que testimonie su vida espiritual, a través de una actitud orante, y de su participación en la vida sacramental.

NUESTRA MODELO DE IGLESIA

  • Una Iglesia que busca cada día parecerse más a  Jesús.
  • Una Iglesia que es signo e instrumento de comunión, convocada y unida por la fe en Jesucristo.
  • Una Iglesia de pequeñas comunidades, donde cada una tiene su identidad propia.
  • Una Iglesia fermento del Reino de Dios, transformadora del mundo.
  • Una Iglesia misionera que sale de sus estructuras y va al encuentro de los alejados y excluidos.
  • Una Iglesia que se evangeliza y evangeliza desde los pobres para los pobres, que busca responder a los desafíos de la Pastoral Urbana.
  • Una Iglesia donde hay el protagonismo de los laicos, especialmente de los jóvenes.
  • Una Iglesia que celebra los momentos litúrgicos con creatividad y dinamismo.
  • Una Iglesia que escucha la Palabra, y se deja interpelar por ella.
  • Una Iglesia en la que crecemos en espíritu de familia, compartiendo los dones y carismas que hemos recibido.

PARA QUÉ SOCIEDAD

  • Una sociedad que privilegia la salud, la educación, vivienda y trabajo digno de seres humanos.
  • Una sociedad que respete los derechos de los niños/as y de la mujer y su dignidad, que permita su participación y protagonismo en las estructuras económicas, sociales, religiosas y políticas de nuestro país.
  • Una sociedad comprometida a superar toda forma de explotación u opresión, proponiendo intervenciones que den a las estructuras sociales, políticas y económicas, una configuración más justa y solidaria.
  • Una sociedad que facilite la democracia participativa y creativa de todos los sectores sociales.
  • Una sociedad que respete y valore el equilibrio de nuestro ecosistema.

NUESTRA ESPIRITUALIDAD DE  ANIMACIÓN PASTORAL Y GESTIÓN

Algunos criterios que consideramos importantes:

  1. Cultivamos y cuidamos la opción preferencial por los pobres, por los jóvenes y las clases populares.
  2. Fortalecemos la devoción filial y fuerte a Nuestra Madre del Rosario como modelo de creyente y evangelizadora.
  3. Educamos en una mentalidad proyectual que nos capacite para trabajar en Equipo y con proyectos haciendo de nuestra pastoral el corazón de nuestro ser discípulos y misioneros de Jesucristo.
  4. Potenciamos con creatividad y audacia los centros de Capacitación presentes en nuestra Parroquia: Centro de Capacitación y Emprendimiento laboral con el lema “Educamos para la vida, capacitamos para el trabajo” (María Auxiliadora); Centro de Promoción y Cultura Juvenil y Popular (tiempo libre, trabajo, creatividad, comunidad); Centro de Promoción y Prevención de vida (salud, terapias, rehabilitación y formación).
  5. Impulsamos una Parroquia carismática desde la diversidad de carismas presentes en grupos y movimientos acrecentando el espíritu de comunión y familia.
  6. Permanecemos siempre en “estado de Misión” que anime y revitalice constantemente el don de la fe presente en las comunidades, barrios y sectores de la Parroquia.
  7. Animamos en la cultura vocacional preferencialmente a niñ@s y jóvenes haciendo explícita la propuesta vocacional de seguir a Cristo con una mayor radicalidad.
  8. Cuidamos y velamos para que la Eucaristía y la Reconciliación sean cada vez más significativas en la vida y misión de nuestra Comunidad Parroquial.
  9. Hacer la opción decidida por la formación de los agentes de pastoral como clave de calidad y renovación de los procesos y proyectos de nuestras pastorales.
  10. No descuidamos valores como la sencillez, la humildad, la gratitud, la acogida y solidaridad.

 

Comentarios cerrados.